Hoy es martes 16 de enero de 2018 y son las 20:25 hs. ULTIMOS TITULOS: Apareció con vida el joven perdido en el cerro Tronador hace 10 días / Luis Suárez, íntimo en una entrevista con Gerard Piqué: lo que dijo sobre el mordisco a Chiellini en el Mundial 2014 / Enrique Iglesias y Anna Kournikova presentaron a sus mellizos / Tini cantó en Mar del Plata y 40 mil fans festejaron cada una de sus canciones / El Banco Central confirmó la baja de la tasa de las Lebac / El costo de la construcción aumentó 26,6% en 2017 y superó a la inflación / Gerardo Martino, Daniel Passarella y Ricardo La Volpe, entre los candidatos para dirigir a Ecuador / Andrés Chávez se convertirá en el nuevo refuerzo de Huracán: "Quiero arrancar lo más pronto posible" / En 2017 los alquileres aumentaron por encima de la inflación / NBA: Una noche de agresiones y amenazas en la que tuvo que intervenir la policía en los vestuarios / Matt Damon pidió perdón por sus comentarios sobre los abusos de Hollywood / El detrás de escena de El asesinato de Gianni Versace: de tragedia real ficción / El final de un ícono del periodismo argentino: la revista El Gráfico anunció su cierre / Núñez Carmona recusó al juez Ariel Lijo en la causa donde lo detuvo junto a Amado Boudou / Arranca el viernes el plan de obras por US$ 26.000 millones del Gobierno para los próximos cinco años / Cristina Kirchner y Héctor Timerman piden a Casación la urgente revisión de sus procesamientos / La gira por Europa: Jorge Sampaoli se reunió con Nicolás Tagliafico, flamante defensor de Ajax / Marcelo Gallardo: ?Que Macri haya sido presidente de Boca o Tapia sea hincha de Boca nos hace tener que estar con la guardia alta" / La Justicia investiga una extorsión a Susana Giménez por videos íntimos de su nieta / Once Upon a Time: otra vuelta para los cuentos de hadas /
4 de enero de 2018
Resignarse a tener más pobreza
Sincerar metas de inflación es resignarse a tener más pobreza. La revisión al alza de las metas de inflación es un acto de sinceramiento pero también de resignación.

El ritmo de gradualismo elegido para ordenar las cuentas públicas obliga a tolerar mayor inflación. Implica que los intereses de quienes se resisten a modernizar el Estado se imponen sobre las necesidades de los más débiles que seguirán pagando el desequilibrio fiscal con impuesto inflacionario.

El Gobierno decidió modificar la meta de inflación. Para el año 2018 había sido planteada originalmente entre el 8% y 12% anual modificándose con la revisión al 15%. Para el año 2019 la meta original era de entre 3,5% y 6,5% anual la cual se aumentó al 10%. El cambio implica aspirar a reducir la inflación con un ritmo mucho más lento. De esta manera, la Argentina seguirá soportando aumentos de precios muy por encima del observado en los países desarrollados e incluso en los países vecinos.

Una intensa polémica rodeó al cambio de las metas. En general, prevalecieron las opiniones de que es positivo el sinceramiento y que el cambio implica una derrota para la conducción del Banco Central. Para llegar a estas conclusiones se pasa por alto que quién fija las metas no es la autoridad monetaria sino el gobierno y que conceder a tener más inflación implica también ser menos ambiciosos en mejorar la situación social.

Para echar luz sobre la motivación del cambio de metas resulta pertinente apelar a los datos oficiales. En este sentido, según el Ministerio de Hacienda se observa que:

  • Entre los años 2007 y 2013 el déficit fiscal fue del 2,2% del PBI en promedio y la tasa de inflación del 23% anual.
  • Entre los años 2014 y el 2016 el déficit fiscal subió al 5,5% del PBI en promedio y la tasa de inflación se incrementó al 36% anual.
  • Para el año 2017 se proyecta que el déficit fiscal no habrá bajado del 6% del PBI pero la inflación se habrá reducido sensiblemente al 22%.

Estos datos muestran que hay una correlación entre déficit fiscal y aumento en los precios. Si bien la inflación depende de una multiplicidad de otros factores y la información del 2017 son estimaciones provisorias, la tendencia muestra que el aumento del déficit fiscal estuvo estrechamente asociado con el crecimiento de la tasa de inflación y que en el último año los esfuerzos por bajar la inflación fueron muy superiores a los de bajar el déficit fiscal. Esto significa que el fracaso no fue del Banco Central sino del resto del sector público que no fue capaz o no tuvo voluntad de ordenar las cuentas públicas a un nivel consistente con las metas de inflación que el propio gobierno se auto-fijó.

La experiencia muestra que frente a una política fiscal inconsistente las herramientas con las que cuenta el Banco Central son limitadas. Se puede aplacar las presiones inflacionarias subiendo la tasa de interés. Pero es una estrategia de horizonte muy limitado porque desalienta la inversión, atrasa el tipo de cambio y agrava la situación fiscal al aumentar los gastos en intereses. Por eso, la decisión del gobierno de flexibilizar las metas es un acto de sinceramiento. Frente a la alternativa de seguir forzando a la autoridad monetaria a aplicar medidas perjudiciales a la producción se prefirió la resignación a tolerar mayor inflación. En otras palabras, el anuncio señala que al actual ritmo de gradualismo no es posible reducir la inflación en el tiempo originalmente previsto.

Desde el punto de vista político es un reconocimiento de las enormes dificultades que se enfrentan cuando se quiere abordar el gran objetivo social de contar un sector público menos deficitario y más eficiente. El tortuoso proceso que implicó el cambio de la fórmula de movilidad previsional demuestra la incapacidad de la clase política para tratar con seriedad, tolerancia y responsabilidad temas estratégicos. Frente a esta debilidad estructural, solo queda seguir financiando el desequilibrio fiscal con impuesto inflacionario.

Revisar las metas es un acto de sinceramiento pero también de resignación a seguir tolerando alta incidencia de la inflación y, con ello, de la pobreza. Quienes con más énfasis y eficacia se resisten a ordenar el Estado son los segmentos medios y altos de la sociedad que bregan por pagar menos impuestos y continuar beneficiándose y apropiándose del gasto público, aun cuando en los discursos declamen sensibilidad social. En paralelo, los más castigados por el impuesto inflacionario son los pobres. Tolerar más inflación es una decisión pragmática en la que subyace la hipocresía de declamar en favor de los pobres pero actuar en contra de ellos.



COMPARTIR:
Notas Relacionadas
Comentarios:
Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!
Escribir un comentario »








LA RADIO EN VIVO

 
 

 

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
18.80
19.20

 

LA RADIO EN TU MOVIL

 

 

DEJA UN MENSAJE

 
 

TABLA DE POSICIONES

 
Boca Juniors
30
San Lorenzo
27
Unión de Santa Fe
22
Talleres de Córdoba
21
Huracán
21
Independiente
21
Colón de Santa Fe
20
San Martín de San Juan
20
Belgrano de Córdoba
20
10º Defensa y Justicia
18
11º Argentinos Juniors
17
12º Godoy Cruz de Mendoza
17
13º Estudiantes La Plata
17
14º Racing Club
16
15º Atlético Tucumán
16
16º Banfield
15
17º River Plate
15
18º Patronato
15
19º Vélez Sarsfield
14
20º Gimnasia La Plata
13
21º Rosario Central
13
22º Lanús
13
23º Temperley
12
24º Newells Old Boys
10
25º Chacarita Juniors
9
26º Olimpo de Bahía Blanca
9
27º Tigre
8
28º Arsenal de Sarandí
5
 

RadiosNet